¿Por qué no hemos participado en Madrid Joya?

Razones por las que Diloy no ha estado en Madrid Joya

Al hilo de mi último post, muchos me habéis preguntado porqué, siendo como somos una empresa madrileña, no hemos estado en Madrid Joya.

Empecemos diciendo por si hay algún despistado que Madrid Joya es el nombre de la feria de relojería y joyería de Madrid, lo que antes era Iberjoya. Creo que el cambio de nombre obedece al enésimo intento de revitalizar una feria que mucho me temo que está herida de muerte a no ser que las cosas cambien y mucho. Pero esto es una apreciación muy personal.

No me voy a enrollar hablando de si las ferias tienen o dejan de tener sentido en el contexto de mercado actual. Ya hablé de ello en nuestro anterior post. Simplemente voy a ir a exponeros una de mis conclusiones. Bajo mi punto de vista, sólo tienen sentido dos tipos de ferias:

  • O las ferias con vocación 100% local que logren atraer a los visitantes de su entorno más inmediato y montadas con un esquema que podríamos llamar de low-cost evitando enormes inversiones tanto a expositores como a visitantes.
  • O las ferias de marcado carácter internacional que logren ser un punto de reunión sectorial. Lo que durante años fue Basel y que está por ver si logrará seguir siéndolo.

El problema de la feria de Madrid es que no es ni lo uno ni lo otro. Y por lo tanto ha dejado de ser el lugar idóneo para presentar nuestras novedades en materia de correas de reloj o joyería de acero. 

No funciona como feria local

Por un lado sigue sin atraer al visitante local y no hace absolutamente nada por atraerle. Para ser sinceros, yo mismo llevo años sin ir. Y muchas veces se me pasa la feria y me entero la semana siguiente. Hablo con relojeros de mi entorno (Madrid) y la mayoría no solo no han ido a la feria, es que muchos ni sabían que fue este fin de semana.

Realmente todos nos planteamos ir a la feria, pero el viernes estamos acabando el trabajo, el sábado pensamos en ir el domingo y el domingo pues que si hace muy buen día, que si hace frío, que si hay futbol, que la peli, que hay que ir a hacer la compra de la semana… vamos, que ir a la feria y pasar por taquilla no es el plan más atractivo para el fin de semana.

No nos engañemos, si nos van a clavar en el parking, en la entrada, con el café, etc, a menos necesitamos un argumento para ver la feria como una inversión y no como un gasto.

Si lograran que Madrid Joya funcionara al menos como feria local que atrajera a los profesionales de Madrid y provincias limítrofes, ya sería una buena inversión para muchos expositores.

BCNJoya, pese que dicen tener vocación internacional (miedo me dan) ha logrado al menos eso: Ser punto de reunión de muchos profesionales de toda Cataluña.

No funciona como feria internacional

A alguna mente iluminada se le ocurrió la feliz idea de que “invitar compradores VIP internacionales”. Total que les regalan todo o una muy buena parte del coste del viaje a Madrid para que vengan a visitar la feria.

Conozco al menos a dos de esos visitantes VIP. Uno mexicano y otro chileno. Los dos vinieron a Madrid en diferentes ediciones. El mexicano al menos pasó por la feria y estuvo allí un buen rato haciendo el pariré. El chileno, llegó con su esposa, recorrió por encima el pabellón y se fue a hacer turismo. Los comentarios de los dos fueron los mismos “¿cómo voy a rechazar la invitación a pasar unos días en Madrid?” Pero lo importante ¿tenían intención de comprar, de hacer negocios, de hacer contactos? No, ni la más mínima. Al menos con nadie que estuviera en la feria. A Diloy le vino muy bien porque los dos sí que pasaron por nuestra oficina.

¿Serán los dos únicos casos? ¿Será que los que vendemos correas de reloj somos así? Lo dudo mucho. Me temo que Madrid tiene un atractivo turístico evidente y que, si la agenda lo permite, hay muchísimas personas interesadas en visitar Madrid con una subvención de la feria. Pero ¿no creen que primero deberían asegurarse de que la feria ofrece algo realmente interesante? Porque lamentablemente los dos casos que conozco, son ejemplos de gente que nunca va a recomendar la feria. Al contrario. Cuando alguien les pregunta si merece la pena visitar la feria, la respuesta categórica y contundente es NO.

En resumen: Dinero tirado por parte de la organización.

Supongo que es dinero público en su gran parte. Supongo que es parte de la administración local, parte de la regional, parte de la nacional, fondos europeos… ¡qué se yo! Pero desde luego, la alegría con la que tiran el dinero, no parece que sean fondos privados.

¿Cómo revertir la situación?

  1. Escuchar al sector y plantearse si realmente necesitamos 2 ediciones de la feria. Porque la de septiembre puede tener sentido, pero la de invierno no lo tiene. Desde mis primeras visitas a la feria de la mano de mi padre, he escuchado lo mismo ¿para qué dos ediciones?
  2. Ya que hay dos ediciones ¿de verdad tiene sentido poner una tan cerca de San Valentín? Claro que esto abriría el debate sobre si San Valentín y demás fechas señaladas aun tienen el más mínimo tirón comercial en nuestro sector. En todo caso, ya se que siempre será mejor que ponerla directamente en el fin de semana de San Valentín comopasó algún otro año. ¿Por qué pasan estas cosas? Ver el siguiente punto
  3. Sacar a los políticos de la organización de las ferias. Cargos de confianza nombrados casi a dedo, con conocimiento nulo del sector, de sus necesidades y de su realidad. Me da igual el partido al que pertenezcan o que les haya nombrado.
  4. Ir de menos a más. Estamos en donde estamos. Dejémonos de programas internacionales grandilocuentes y comencemos a atraer al profesional local con una oferta que no pueda rechazar. Tal vez sea dinero mejor empleado, en lugar de traer visitantes del otro lado del mundo a pasear por Madrid, visitar relojería por relojería de Madrid, Toledo, Guadalajara… y hacerles una oferta que les haga pensar: VOY. Por ejemplo:
    • Entradas gratuitas a la feria para él y sus acompañantes, con acreditación profesional. Es decir que el relojero reciba directamente el pase con su nombre identificándole como profesional, que pueda ir con pareja, con su hijo, que pueda invitar a los trabajadores de la tienda. Obviamente con un cierto control y límite porque tampoco se trata de llenar la feria con el vecino del quinto del relojero. Creo que se entiende.
    • Que esta entrada tenga el parking incluido y un bono de consumo de X€ en las cafeterías de la feria.
    • Ciclos de formación paralelos a la feria. Charlas técnicas para relojeros, para joyeros, charlas sobre escaparatismo, sobre atención al público, sobre cómo integrar el mundo digital en la relojería. Con material útil que el profesional se lleve a su casa.
    • Descuentos cruzados por asistir a la feria: X€ de dto en las entradas del cine, o del teatro, o de la Warner, o en la cena en tales o cuales restaurantes. Pero haciendo que esos descuentos se activen sí y solo sí realmente has visitado la feria. No llegando por una puerta y saliendo por la otra. Tecnológicamente es muy sencillo de implementar.
  5. Hacer que los profesionales sintamos la feria como algo propio. Como un sitio donde encontrarnos, donde debatir tomando un café, donde poder dedicar un rato a interactuar con nuestros proveedores o clientes cara a cara. Porque me temo que ahora lo percibimos como el negocio de otros donde nos cobran hasta por respirar seas visitante o seas expositor. No es que me oponga a que la organización de la feria gane dinero (suponiendo una organización privada y no pública), pero al menos podrían interiorizar que para que ellos sigan ganando dinero muchos años, los demás tenemos también que ganarlo con el evento. Ahora es un gasto. No una inversión.

No quiero acabar el post sin dar turno de réplica a los organizadores de la feria y como no leerán nunca estas líneas, pues aquí os dejo un link con los motivos para visitar la feria. A mi me parecen sacados de un manual obsoleto y me temo que serán un corta y pega de otras ferias de otros sectores, pero ahí los tenéis. Yo soy un simple vendedor de correas de reloj, así que seguro que ellos tienen razón y yo estoy equivocado 🙂

Ferias 2019

Si bien las ferias ya no son lo que eran, en Diloy seguimos apostando muy fuerte por algunas que, ya sea por su marcado componente internacional o, por su carácter local, nos dan muy buen resultado para presentar nuestras correas de reloj.

En este 2019 tenemos ya confirmada la participación en tres de las grandes citas a nivel internacional del mundo relojero.

Inhorgenta

Empezamos el año con la feria Inhorgenta que se celebrará en Munich. Esperamos repetir el resultado del año 2018 donde tuvimos oportunidad de reunirnos personalmente con muchos de nuestros distribuidores a nivel internacional y de hacer muchos contactos nuevos.

Estaremos del 22 al 25 de Febrero. Stand A2.350

BaselWorld

La feria de relojería más polémica en los últimos años y este será sin duda la prueba de fuego que decidirá ya no la supervivencia, sino su importancia a nivel internacional. El año fue una auténtica cascada de deserciones de grandes marcas, algunas tan importantes como el grupo Swatch. Pero nosotros vendemos correas para reloj y esa no es nuestra guerra. Curiosamente, en la edición 2018 ya faltaron algunos grupos emblemáticos y eso nos benefició porque muchos de sus distribuidores tuvieron tiempo para pasar por nuestro stand. Tal vez este año no demos a basto para atender a distribuidores del grupo Swatch en diferentes países. No estaría mal 🙂

Seguramente tendremos que ver como la prensa nacional especializada nos vuelve a ningunear y no nos incluye en su listado de participantes en la feria, y después tendremos que tragarnos rectificaciones a medias como la del año 2018. Por cierto, aun estoy esperando una llamada para decir “nos equivocamos primero en no incluiros como empresa española participante en la feria y después al hacer una rectificación a medias” porque eso fue lo que hicieron, un “yo no me equivoco”. Eso sí, no falta el mes en el que no reciba una oferta para volver a anunciarnos.

Para que no haya dudas al respecto: Diloy Watch Straps estará en el pabellón 4.0 que es el de Hong Kong. ¿Por qué en el de Hong Kong y no en el de España?

  • Porque no hay pabellón de España. Al menos no en la zona relojera. Cuando lo había un año cometimos el error de ir a la feria con la participación agrupada de JOYEX: Nunca mais.
  • Porque buscamos clientes con perfil de importador para seguir internacionalizando nuestra marca y prácticamente todos los importadores pasarán sí o sí por el pabellón de Hong Kong.
  • Porque el gobierno de Hong Kong nos paga el 50% del costo del stand mientras que por desgracia, el dinero público que España debería destinar a fomentar nuestras exportaciones acaba en otros menesteres que no vienen al caso, pero que todos conocéis.
  • Porque podemos. Diloy Watch Straps tiene una filial con  el mismo nombre en Hong Kong que precisamente abrimos hace muchos años para ayudarnos a internacionalizar la empresa.

Pero seguimos siendo españoles. A ver si señores de Contraste se enteran de una vez. Que cuando les giramos los cheques lo tienen muy claro, pero después parece que se les olvida. Y a ver si algunos comerciales de otras marcas dejan de mentir y de decir sandeces. Por cierto, no quiero yo pensar que la aparición en Contraste de publicidad de esa marca tenga algo que ver en la confusión.

Os esperamos en el Hall 4.0 Stand E31 del 21 al 26 de Marzo

HKTDC Watch and Clock Fair 2019

Sin duda la feria en la que llevamos más años participando.

Si el resultado tanto de Basel como de Inhorgenta en los últimos años ha sido muy positivo, el de esta feria es cada vez peor. Cada vez el perfil del visitante tiene peor calidad. Las mismas caras, las mismas conversaciones… Incluso comienza a tomar fuerza entre los expositores la creencia de que muchos de esos supuestos visitantes, son en realidad residentes en Hong Kong pagados por la organización para dar vueltas por la feria y hacerse pasar por supuestos compradores internacionales. ¿Leyenda urbana? ¿Quien sabe? Pero personalmente tengo fichado al mismo hindú desde hace más de 10 años que viene siempre preguntando por correas para Swatch, siempre le parecen muy caras y siempre pide que mandemos muestras a su supuesta oficina en Hong Kong.

Pero hay que seguir estando al pie del cañón. Y sin duda, de esa feria han salido muchas oportunidades de negocio a lo largo de todos estos años.

La feria será del 3 al 7 de septiembre. Aun no tenemos el stand asignado.

BCN Joya

Acabamos de confirmar nuestra participación en la feria de Barcelona. Los últimos años ha sido un muy buen refuerzo para nuestro equipo comercial en Cataluña. Más que captar clientes nuevos, ha servido para saludar a infinidad de clientes de la marca y presentarles las novedades de la temporada.

Estaremos allí del 27 al 30 de septiembre

Posibles a añadir al calendario

Dentro del apartado de citas casi seguras, están  PortoJoia en Oporto y ExpoJoya en Guadalajara (Jalisco). Por cierto, si por fin volvemos a la feria de Guadalajara, será con nuestra filial mexicana, lo cual no hace que dejemos de ser españoles. :p

Reflexión final

En el mundo cambiante que nos ha tocado vivir, no queda más remedio que plantearnos casi a diario ¿cuál es el futuro del negocio? Creo que muchos de los que llegaréis a leer este blog estamos inmersos en el mismo barco. Todos los negocios cambian y hay que adaptarse. La gran pregunta es si seremos o no capaces de adaptarnos al cambio a la velocidad suficiente.

En este contexto, algunos tipos de feria comienzan a perder su razón de ser. Hace no tantos años, ir a la feria de Madrid que se está celebrando en estos mismos momentos, era la oportunidad de ver, de dejarse ver, de conocer de primera mano las novedades del sector. Para todos era un acontecimiento. Cuenta una leyenda que hasta había clientes que llegaban con ganas de comprar y de ver las “ofertas especiales de feria”. ¿Os acordáis? ¡Qué tiempos! Hoy esas novedades las recibimos en un email en nuestro teléfono móvil, incluso en una WhatsApp. El contacto personal lo hemos sustituido por “vernos” en Facebook, por seguirnos en Instagram, retuitearnos, ver los pins de Pinterest, etc. ¿Cuales novedades vamos a ver si todo es ya viejo a las pocas horas de llegar al mercado?

También hemos perdido la emoción que significaba el viaje. Ahora todos viajamos mucho más. El ir a Basel no representa ningún aliciente cuando hemos estado pasando las navidades en cualquier rincón del mundo y planeamos pasar las semana santa lejos de casa.

He leído mucho sobre la BaselWorld, sobre las críticas de muchas marcas a la organización de la feria. Y la verdad, es cierto que es una feria carísima, es cierto que en la ciudad se abusa de lo lindo con los precios durante la feria, es cierto que no es precisamente una feria cómoda y que está llena de burocracia un tanto absurda. Pero creo que todo eso no son más que excusas. Las verdaderas razones de muchas deserciones son otras. El modelo de negocio de muchas marcas relojeras está girando y deja de apuntar al canal tradicional para apuntar a canales con menos intermediarios. La estructura de Marca – Importador – Distribuidores / Vendedores – Minoristas se está quedando obsoleta y muchos están apostando por una estructura donde han suplantado al importador con una oficina local (nosotros lo hicimos en México, Colombia, Chile y somos simples vendedores de correas de reloj), y están apuntando al cliente final a través de tiendas propias y comercio electrónico. Con esa visión del mercado ¿para qué quieres ir a una feria a dar explicaciones incómodas a los que antes eran tus clientes? Mejor dar la pataleta por los costos de la feria, porque son 5 días, porque los hoteles son caros… como si alguna vez Basel hubiera sido barata, corta y cómoda.

Las auténticas correas de la Península Ibérica

¿Correas fabricadas en la Península Ibérica?

Vivimos tiempos convulsos. Algunos hasta dicen que estamos inmersos en la cuarta revolución industrial. No hay nada más que analizar el conflicto entre VTC y Taxi para darnos cuenta de la velocidad a la que está cambiando esta sociedad en la que vivimos. ¿Quién iba a pensar hace 10 años en un fenómeno como Uber o Cabify? Es más, ¿quién lo iba a pensar hace 5 años? Nuestro sector no es ajeno al peligro que representan estos cambios.

Por un lado, tenemos el comercio electrónico, con Amazon a la cabeza que amenaza con cambiar el paisaje urbano de nuestras calles y hacer que las que antaño eran focos comerciales de primer nivel, en poco tiempo pasen a ser locales cerrados en el peor de los casos, o oficinas en el mejor.

Por otro, tenemos los Smart watches que, hoy en día, aun no son tan inteligentes, pero que llegaran a serlo. Sin embargo, lo único que tienen de reloj, es el nombre porque, si bien dan la hora, usan una tecnología que nos es totalmente ajena al gremio relojero.

En este contexto, surge un cierto “nacionalismo comercial” que algunos quieren explotar con mentiras y medias verdades. En medio de la globalización, algunos pretenden invocar un proteccionismo trasnochado, basado en un “hecho en España a medias”. Y es que cada día me canso más de escuchar a la competencia decir eso de “nuestras correas son fabricadas en España” o son “correas hechas en la Península Ibérica”.

La realidad es terca y siempre insiste en salir a la luz. Analicemos un hecho incontestable: ¿Cuál es la única empresa de correas en la Península Ibérica que tiene un número de exportador autorizado por la Unión Europea como fabricante español? Pues hasta donde nos consta, la única es DILOY. Es decir, las únicas correas que las aduanas de la Unión Europea certifican automáticamente como hechas en territorio europeo son las Correas Diloy. Y sin embargo, cada día tenemos que soportar el ataque de los que se llenan la boca diciendo que fabrican sus correas en la península ibérica.

Hace un año discutí con la única revista relojera que queda en España. El motivo no fue otro que el olvidarse, deliberadamente o no, de mencionar nuestra participación en la feria de Basel porque nuestro stand estaba en el pabellón de Hong Kong. Perdonadme por la comparación tan crecida, pero es como si negáramos que el grupo Inditex es español porque tiene tiendas en otro país, o si nos referimos a nuestro gremio, es como decir que Festina no es español porque monta un movimiento japonés y tiene una filial en Francia (entre otras muchas). Diloy es una empresa española, que tiene oficinas de capital español en otros países (como Hong Kong) y que expone en diversas ferias internacionales desde una u otra oficina según la estrategia que sea más conveniente. En BaselWorld exponemos en el pabellón de Hong Kong por dos motivos: El primero comercial, buscamos importadores internacionales y ese perfil de cliente pasa siempre por el pabellón de Hong Kong. Si buscáramos detallistas, buscaríamos estar en otro pabellón. La segunda es económica, el gobierno de Hong Kong nos apoya pagándonosla el 50% del coste del stand. Por desgracia, el gobierno español no nos ayuda con un sólo céntimo. Ya sabéis que el dinero público en España va a muchos otros lugares, pero no va precisamente a promover la financiación de las PYMES españolas. Bueno, esperamos que nos inviten a ir en el Falcon y así por lo menos ahorraremos gastos de viaje :). Parece que para este medio de comunicación las únicas correas ibéricas son las que pagan la publicidad en su medio.

Nos guste o no, hace años que el “fabricado en” dejó de tener importancia y fue sustituido por el “fabricado por”. Incluso nuestro Instituto de Comercio Exterior (ICEX), organismo encargado de promover nuestras exportaciones, lanzo en 2009 un plan para potenciar el made by Spainfrente al made in Spain. Aquí podéis encontrar información al respecto: https://www.icex.es/icex/GetDocumento?dDocName=DAX2014262313

En nuestro caso, nuestras correas están fabricadas en España y están fabricadas por España y, por esa razón, las exportamos a infinidad de mercados. Después de un par de años en las que Diloy Italia es una realidad, también podíamos dárnoslas de “fabricación italiana” como hacen otros poniendo nombres italianos.

Pero creo que hay cuestiones más importantes que la preposición a usar. Da igual si es en, si es por o, incluso si es para. Lo que importa es que contratamos trabajadores EN España, y en Portugal, y en Italia, y en Polonia, y en Colombia, y en México, … Con contratos de verdad. Lo importante es que nuestros vendedores, en su gran mayoría son trabajadores de la empresa, con sus seguros sociales y su contrato indefinido. Y digo en su gran mayoría porque hay un par de casos que prefirieron ser autónomos. No tenemos, como otros a los que se les llena la boca de hablar de donde fabrican sus correas, vendedores sin contrato, ni falsos autónomos, ni embargos por no pagar los seguros sociales de nuestros trabajadores. Eso es lo que debería realmente importar a los clientes, más allá de si nuestras correas son o no son fabricadas en la península ibérica.

Volvemos a la joyería de acero

Diloy vuelve a ser Joyería de Acero

Después de casi 9 años sin lanzar una nueva colección, Diloy vuelve a ser sinónimo de joyería de acero, pero antes dejadme contaros porqué volvemos a la joyería de acero. Hagamos un poquito de historia.

¿Por que lo dejamos?

Diloy fue una de las primeras marcas en introducir una colección de pulseras de acero allá por el 2002. A fin de cuentas no era nada nuevo para nosotros. En aquellos días fabricábamos muchos brazaletes de acero para los relojes “joya” de señora y simplemente fue añadir un par de eslabones más para unir las dos partes del brazalete en lugar de que lo hubiera hecho la caja del reloj. Ese es motivo por el que los primeros fabricantes de joyería de acero fuimos las empresas del mundo de la correa de reloj y de no la joyería propiamente dicha. Fuimos las empresas de correas de reloj los que tuvimos que explicar al joyero que era eso de la “joyería de acero” y a los que soportamos las lapidarias frases como “esto es una joyería, no una ferretería”. Lo que son las cosas… 16 años después, la mayoría de esos joyeros que nos decían que vendiéramos el acero en ferreterías han desaparecido como los dinosaurios que no supieron adaptarse a los cambios.

Como en todas las modas, hubo un gran efecto llamada y empezaron a entrar jugadores de peso importante con marcas conocidísimas en otros sectores de la moda como podían ser Fossil o Tommy, empresas de joyería propiamente dichas que vieron una manera de complementar sus portafolios con el producto que el joyero ya empezaba a demandar y empresas del mundo del reloj con las colecciones de Lotus y Viceroy entre otros. No molestaban. Había mercado para todos y, en cierta medida ayudaban a explicar al gran público que el acero existía a nivel de complemento de moda.

Por desgracia, un fabricante de relojes está preparado para diferenciar entre un acero 316, un 304, o otras aleaciones de peor calidad. Un fabricante de armys metálicos sabe lo que está haciendo porque es su día a día aplicado a un producto muy parecido a su colección de toda la vida. Un fabricante de plata, sabrá de plata, pero no tiene ni idea de cómo fabricar con acero. La tecnología no tiene nada que hacer. ¿Solución? El famoso “tengo un amigo en China que conoce a…” y ahí estuvo el coladero para productos de bajísima calidad que en el mejor de los casos se partían, pero que también se oxidaban, daban alegría, etc.

Llegó la crisis y con ella los primeros descuentos de Lotus de entre el 25% y 35% para intentar rotar stock. Como no funciono porque el mercado había frenado en seco, llegó el 2×1. El resultado fue que relojes que pocos meses atrás estaban en los escaparates en 245€ pasaron a costar menos de 100€. Como seguían sin vender y con un stock de pulseras de acero que no eran lo suyo y les estorbaban, añadieron el “con cada reloj te regalamos una pulsera”. Y detrás fueron el resto de marcas.

¿El resultado? Creo que gran parte de esos relojes siguen en las vitrinas de muchas relojerías de España.

Nosotros, como otras muchas marcas, decidimos que era momento de regresar a las trincheras y dejar descansar la joyería de acero durante unos años.

¿Es el momento de regresar?

Creemos que sí que es el momento de regresar por varios motivos:

  1. Gran parte de los jugadores que entraron en la joyería de acero por moda, ya se han retirado.
  2. Tanto el profesional del sector como el cliente final han aprendido que en este mercado, como en todos, hay muchas calidades y categorías y que no merece la pena vender un producto malo que nos va a dar más problemas que beneficios.
  3. La economía sigue sin dar señales favorables al sector de la joyería tradicional entendiéndola como la joyería realizada en metales preciosos. Parece que los tiempos en los que el consumidor se contentaba con un teléfono Nokia y se compraba una pieza de oro han pasado y no están próximos a regresar. Ahora el consumidor medio prefiere comprarse un móvil (celular) de más de 1000€ y una pieza de “joyería” de 50€.
  4. Nunca hemos dejado de fabricar pulseras para relojes, así que sabemos lo que hacemos. Es nuestra tecnología, es lo que hemos hecho cada día durante estos 8 años largos: Fabricar correas de reloj de acero, de cuero, de silicona, de caucho. Simplemente no vamos a ponerle una caja de reloj y serán de una pieza.
  5. Creemos que podemos aportar colecciones frescas, con márgenes rentables para los intermediarios y con valor añadido para el cliente final, siempre con la misma filosofía: Adaptar nuestra colección de correas de reloj al mundo de la joyería de acero.

Nuestra colección de joyería Mesh

Nadie va a discutir conmigo si os decimos que los relojes más de moda son los que llevan una correa mesh o milanesa. Creo que no queda ni una sola marca que no haya incluido uno o varios modelos con este tipo de correa. Así que hemos pensado ¿Y si sacamos esta moda del reloj propiamente dicho y lo llevamos a la relojería?

El resultado es nuestra colección Mesh by Diloy: Una colección compuesta por correas mesh disponibles en cuatro colores y una colección de más de 100 abalorios o charms diferentes que seas tú quien haga tu pulsera de acuerdo a tu estilo, a tu día, a las circunstancias de tu cliente.

Con nuestro sistema, el cliente puede comprar desde la simple pulsera que viene con dos topes para situar los abalorios hasta una pulsera completamente llena de abalorios. Todo depende de su economía y de su bolsillo. Es más, el cliente puede “coleccionar” los abalorios e ir comprando poco a poco los que más le gusten intercambiándolos según su día o el significado de los mismos.

Por ejemplo, ¿eres de los que adora a su perro y te gusta el color negro?

¿O prefieres el oro rosa?

 

Presentación de nuevo modelo de correa milanesa: MeshEP

MESHEP, nuestro modelo de milanesa más elegante

Una de las tendencias mejor consolidadas en el mercado en los últimos dos o tres años son las correas tipo milanesa o mesh. Se trata de correas hechas con hilo de acero tejido. Pero ¿sabéis de donde proceden este tipo de correas? Su origen se remonta a las cadenas de los relojes de bolsillo del siglo XIX y fue en la ciudad italiana de Milán donde se ideó esta adaptación, de ahí su nombre. La creación de la milanesa (también conocida como mesh, malla o esterilla) supuso la entrada de los brazaletes metálicos al mundo de la relojería. Después vinieron los armys extensibles y los brazaletes de eslabón. Podemos ver brazaletes de tipo milanesa en los primeros Rolex Oyster de los años 20s.

Además de los que nunca dejaron de emplearlo como seña de identidad propia, como Skagen, infinidad de marcas han comenzado a presentar sus colecciones con este tipo de brazalete: Desde relojes de primer precio como Marea, a las grandes marcas como Omega, Breitling, IWC o Zenith, pasando por marcas más populares como Lotus, Festina, Viceroy, Mondaine, Calvin Klein o Hamilton. Y por supuesto las dos marcas de moda en los dos últimos años: Daniel Wellington y Bering. Aunque tal vez, la marca que acabó de consolidar este tipo de estética para el gran público no es una marca de relojería propiamente dicha, sino el Apple Watch. Por cierto, no te pierdas nuestra colección de correas para Apple Watch.

En Diloy hemos apostado desde hace años por la estética retro tanto en correas de cuero vintage como en metal con nuestra gama de pulseras milanesas. Ahora reforzamos esta colección con este nuevo modelo, el más elegante de todos, el MESH EP con un tejido en espiga. El Mesh EP está disponible en medidas de 18 a 24mm en color acero y en chapado IPG de alta calidad.

Diloy aparece en la Bitácora de Javier Gutierrez Chamorro

 

Es un verdadero placer que aparezca una reseña de nuestras correas en un blog de relojería especializado como es el de Javier Gutierrez Chamorro (Guti).

Si no conocéis el blog, os lo recomiendo. Ahí podréis ver interesantísimas valoraciones de diferentes productos y entrevistas a personas de nuestro gremio.

Aquí podéis leer la reseña de nuestras correas de reloj

Y aquí podéis leer la entrevista.

Diloy participa en la feria de Estados Unidos JCK Las Vegas

Entre el 1 y el 4 de junio participamos por primera vez en la feria JCK Las Vegas a fin de reforzar nuestras exportaciones al continente americano. Si bien es principalmente una feria orientada a la joyería, aún quedan 4 o 5 pasillos dedicados a la relojería. Tuvimos oportunidad de saludar a algunos clientes y, sobretodo, de conocer a otros de mercados tan dispares como Islas Vírgenes, Barbados, Puerto Rico y, por supuesto, Estados Unidos. En esta ocasión, y por políticas de la feria, sólo presentamos nuestra colección de correas de reloj, teniendo que dejar las herramientas para una próxima edición.

Algunos datos curiosos de la feria JCK Las Vegas.

La organización de la feria realizó una encuesta a los asistentes y arroja algunos datos que personalmente me llaman poderosamente la atención. Estamos hablando principalmente del mercado norte americano, no del europeo, pero desde mi experiencia, si bien en diseño les llevamos unos años de ventaja, en todo lo relacionado con ciclo de negocio, están muy por delante nuestro, así que pueden ser una buena “bola de cristal” para saber haciendo vamos:

  1. EL 88% de los encuestados se muestra optimista sobre la evolución de sus negocios en los próximos 12 meses.
  2. En cuanto a los grandes retos del mercado para los próximos años, el 47% cita el comercio On Line como el gran reto. Sin embargo, solo el 13% habla de la situación económica, el 9% de la débil demanda de productos de relojería y joyería y el 8% de la aun más débil demanda de los clientes millenians hacia los productos de nuestro sector.
  3. EL 90% dice que planea incrementar sus esfuerzos de marketing en redes sociales.
  4. El 46% de los joyeros que poseen una web, vende On Line; el 55% dice que el comercio OnLine ha incrementado su negocio; Para el 59% el comercio On Line representa menos del 25% de su volumen de ventas, o dicho de otro modo, para el 41% es más de un 25% de su cifra de negocio.

No cabe duda de la importancia que está tomando el comercio electrónico en nuestras vidas. También en el gremio de relojería y joyería.

Ante esta realidad, sólo quedan tres caminos:

  1. Los que pensarán “a mi me queda ya poco para jubilarme” y no harán nada.
  2. Los que preferirán la táctica del avestruz negando la realidad.
  3. Los que preferirán aceptar la realidad y sumarse al cambio de modelo de negocio.

Si eres de los que estás en este tercer grupo y quieres hacer que el comercio electrónico juegue a tu favor, desde Diloy queremos ayudarte y dentro de muy poco lanzaremos al mercado español una propuesta muy interesante.

Correa de reloj resistente al agua. La mejor opción para el verano 2018

Correa de reloj especial para veganos y además resistente al agua

¡Lo hemos vuelto a hacer! Esta vez os presentamos una correa especial para el verano 100% resistente al agua. Y además, especial para los que nos pedíais una correa para veganos.

Correa de reloj especial para veganos y resistente al agua

Si es especial para veganos ¿de qué está hecha?

Nuestro modelo de correa Vegan está hecho con microfibra, un material técnico con el que llevamos tiempo experimentando y que reúne, entre otras, estas características:

  • Suave al tacto. Veréis que es una correa fácil y cómoda de llevar desde el primer día.
  • Este tejido es muy difícil que se arrugue o que se deforme. Esto es perfecto para que la correa mantenga su forma original pese a los meses de uso.
  • Es un tejido hidrófugo no impermeable. Casi nada :). En otras palabras, no le gusta el agua pero permite la transpiración. Es rápidamente secante. No se trata de que la correa no se moje. Se trata de que la correa se seque lo antes posible sin deteriorarse.
  • Relacionado con lo anterior. Es un tejido transpirable: evacúa el sudor de manera que es ideal para llevar en relojes deportivos.
  • Es un material muy ligero. Bueno, en el tamaño de una correa tampoco es que vayamos a sentir una gran diferencia con respecto al cuero de toda la vida, pero se siente que es un material mucho más ligero que el cuero.
  • Alta resistencia a los cambios de pH y por lo tanto al sudor.
  • Tiene propiedades antibacteriales, lo que hace que no aparezca el mal olor que suele aparecer en las correas de piel en verano. Ojo, que si no te lavas tampoco se pueden esperar milagros.
  • Es un material hipoalergénico. En esto siempre me gusta recalcar que un material hipoalergénico es aquel que reduce el riesgo de sufrir una reacción alérgica, lo cual no quiere decir, que haya casos concretos que puedan experimentar una reacción alérgica, pero, desde luego, no es lo normal.
  • Tiene propiedades antipiling que evitan que se formen pelotillas o se desprendan hilos.

Pero ¿qué es exactamente la microfibra?

Para los que os gusta poneros un poquito más técnicos, os diré que la microfibra es un desarrollo de alta tecnología compuesto por dos fibras ultrafinas: Poliéster (80%) y poliamida (20%). El hilo que se obtiene es cien veces más fino que el cabello humano. Tan sólo la mitad de grueso que la seda.

¿En qué se usa la microfibra además de para hacer correas Diloy?

Estos son algunos de los usos de la llamada tela del siglo XXI:

  • Ropa de trabajo por su alta resistencia.
  • Ropas funcionales. Por ejemplo, ropa de deportes, o ropa de lluvia.
  • Telas parecidas a la seda para la fabricación de ropa, sábanas, etc. De hecho las más finas y cómodas.
  • Todo tipo de aplicación sustituyendo al cuero: guantes, abrigos, muebles, etc. (Aquí entramos nosotros).
  • Telas de limpieza de alto rendimiento que consumen menos agentes limpiadores.

¿Que no es la microfibra? ¿Con qué no podemos confundirla?

La microfibra no es ni un PU ni un PVC. Es fácil distinguir los dos materiales al tacto. La microfibra no tiene el tacto frío del plástico puesto que es un textil. Por lo mismo, no se cuartea fácilmente como el plástico y transpira.

Que no os engañen con una correa barata de plástico.

Veganos

El modelo 415 es el primer modelo de correa de reloj para veganos que lanzamos al mercado con el que pretendemos cubrir la demanda de los clientes que estaban pidiéndonos cada vez más este tipo de correa.

Aunque en nuestra tienda hemos englobado este modelo de correa dentro de la categoría de correas de piel, queremos dejar claro que este modelo es 100% libre piel. Su clasificación obedece principalmente a que esperamos que el gran público tenga acceso a este modelo y en el mercado actual, es difícil clasificar este modelo sin que lleve a confusión.

Surtido

Esta correa está disponible por el momento en colores negro, tres tonos de marrón diferentes, azul marino, rojo y blanco. La fabricamos en medidas desde 18 a 26mm con estilo vintage.

Por el momento, sólo está disponible con hebilla de acero. En breve la tendremos algunas con hebillas doradas, cobrizas (oro rosa) y pavonadas (negra). Todo en chapado de tipo ion plaiting, también conocido como PVD.

Mientras que llega el stock con las hebillas diferentes, recordad que tenemos hebillas a la venta en todos estos colores.

¿Como se fabrica una correa de reloj de cuero?

Como ya no existen los secretos, quiero enseñaros cómo se fabrica una correa de reloj de cuero y cómo la fabricamos en Diloy. Aunque para ser sinceros, sí que me voy a reservar algunos detalles que mis jefes de producción no me permiten desvelar, pero son detalles que no afectan a la elaboración en sí misma de la pulsera, sino a la productividad. Ya sabéis que podéis ver aquí toda nuestra colección de correas de reloj fabricadas en cuero.

Tipos de correas de reloj de cuero

Atendiendo a su forma de fabricación podemos encontrar tres grandes grupos. Los he ordenado atendiendo al grado de dificultad y de conocimiento requerido:

  1. Al corte.
  2. Canto vuelto.
  3. Canto semivuelto.

Cada uno de estos tipos requiere de unas habilidades, tecnología y saber hacer, el famoso know how, diferentes. Al final, estos conocimientos son el mayor limitador y lo que obliga a algunos fabricantes a sólo poder suministrar un tipo muy específico de correa de piel.

Vamos a ver un poquito cada uno de estos tipos y qué los hace diferentes.

Correas de cuero fabricadas al corte

Esta es la manera más simple de hacer una correa de reloj y cualquier puede hacerla. Lo vais a entender más adelante ¿Que necesitamos?

  • Un trozo de piel.
  • Una regla.
  • Un cortador.
  • Cola de contacto.
  • Alguien que sea habilidoso, pero como veréis tampoco hace falta que tenga años de experiencia.

Os dejo abajo un video que ilustra perfectamente este tipo de fabricación. Con pequeñas variaciones es como se fabrican las correas que se suelen llamar “artesanas” y creo que es bastante fácil que entendáis porqué la calidad de acabado no suele ser demasiado buena. Tengo que decir que hay artesanos maravillosos que hacen piezas que son auténticas obras de arte, pero coincidiréis conmigo en que son una minoría.

Si salimos del artesano propiamente dicho y nos vamos a la fabricación industrial de correas de algunas empresas de Madrid o de la zona de Alicante, el trabajo es más o menos el mismo con pequeñas diferencias:

  1. Se usan prensas y cortadores de fleje para troquelar el cuero con la forma de la correa, abrir los agujeros donde abrocha la hebilla o el hueco de la lengüeta de la correa.
  2. Se usan reductoras para reducir el grosor de la correa.
  3. Se usan máquinas de coser.

¿Dónde suele estar el problema de este tipo de correas?

  • En primer lugar en que los cortadores de fleje se estropean y hay que cambiarlos a menudo, lo cual no se hace. Si tienes una de esas correas que suelen llamar “nacionales” (como si los demás fuéramos extraterrestres), te invito a que deslices el dedo por el canto de la correa y verás que es de todo menos suave.
  • El segundo gran problema es que se emplean pegamentos diseñados para el calzado y una correa de reloj, no es un zapato. Las superficies a pegar son mucho menores, los grosores no son los mismos, las tensiones a las que se somete tampoco, etc. Al final se despegan. Y por supuesto, un pegamento pensado para fijar el zapato a la suela, no tiene porqué tener en cuenta las posibles alergias que puede ocasionar porque no va a estar en contacto con la piel. De ahí vienen gran parte de las alergias y molestias que muchos usuarios nos reportan cuando usan una de esas correas mal llamadas “nacionales”.
  • Al entintar el canto de la correa se emplea cualquier cosa. He visto hasta pintura plástica tipo Titanlux, limpiador líquido de zapatos tipo Kanfor, etc.
  • Los agujeros de los pasadores están cerrados, muchas veces con pegamento.

Obviamente, es una forma de producción muy económica. Para hacer una correa, una fábrica normalmente hace entre 12 y 18 pasos.

Vamos a verlo en este video

¿Fabrica Diloy correas al corte?

La respuesta es sí, fabricamos algunas correas corte. En concreto nuestra gama Vintage está fabricada siguiendo esta técnica y lo hacemos por ser fieles a la manera en la que se fabricaban las correas en los años 50s, 60s y 70s. Pero hemos introducido muchas mejoras:

  • Usamos pegamentos especialmente desarrollados para la industrial de la correa del reloj, respetuosos con el medio ambiente y con la piel del usuario. Pegamentos que cumplen con todos los estándares de las normativas europeas y norteamericanas para elementos que estarán en contacto con la piel.
  • Nos preocupamos de que nuestros cortadores siempre estén bien afilados. Más que nada porque cuanto más limpio es el corte, menos trabajo posterior tenemos que hacer. Es una simple cuestión de costes porque a nosotros sí que nos preocupan estos detalles. Seguro que en tu tienda tendrás alguna correa al corte nuestra y alguna de competencia. Revisa los bordes de la correa, pasa tu dedo por ellos ¿cual crees que está mejor acabado?
  • Para conseguir ese acabado, lijamos todos los cantos hasta tener una superficie uniforme. Es un paso lento, que hay que realizar a mano correa por correa, pero al final se ve la diferencia.
  • Usamos pinturas especiales para entintar los cantos de la correa. Son tintas especialmente diseñadas para el cuero. No pintura plástica para paredes como se suele hacer.
  • En lugar de una capa, cada correa lleva entre 5 y 7 capas con sus correspondientes de ciclos de secado.

Finalmente, mientras que la competencia presume y trata de justificar sus altos costes porque realiza 18 pasos diferentes, nosotros no hacemos una correa al corte con menos de 40 pasos. Cada uno de esos pasos, aporta valor al producto final y eso se nota.

Además de las correas Vintage, tenemos algunos modelos deportivos que fabricamos al corte.

Correas de cuero de canto vuelto

En este caso, la piel de la parte superior de la correa “abraza” el forro.

Como en el caso anterior, es un tipo de correa que casi cualquiera puede hacer, pero aquí ya hay que tener al menos una buena reductora y algo más de habilidad porque de lo contrario, el resultado deja mucho que desear.

Hay una gran ventaja contra las correas al corte: Si está bien hecha, el acabado es más elegante.

¿Quien emplea este tipo de técnica? Normalmente fábricas que no disponen de la tecnología del semivuelto, ya sea por la inversión que supone o por falta de conocimientos. También fábricas especializadas en hacer correas para relojes de grandes marcas donde el costo no es un problema y las producciones son pequeñas. Son pequeñas fábricas que cuentan con personal con una amplísima experiencia. Por desgracia, no es común ver este tipo de acabados en nuestros mercados. Más bien abundan las correas de canto vuelto que, como diría Matias Prat “son… para darse… la vuelta

En Diloy no usamos este tipo de técnica desde hace más de 20 años, pero aquí podéis ver cómo se fabrica. Nuestro proceso actual es similar, pero difiere en el proceso del canteado. Creo que este es un video realmente interesante.

 

Correas de cuero de canto semivuelto

Si en el caso anterior, la piel de la correa “abrazaba” el forro, en el caso de las correas de canto semivuelto, la piel superior cantea el borde de la correa y acaba exactamente en el borde del forro.

¿Que hace falta para hacer una correa de reloj con canto semivuelto?

Este tipo de fabricación ya no está al alcance de cualquier ya que implica disponer de conocimientos técnicos, personal con una altísima cualificación y una inversión bastante considerable en tecnología. Básicamente necesitaremos:

  • Pieles adecuadas. No podemos hacer una correa con cualquier piel.
  • Pegamentos especiales porque habrá superficies que peguemos con tan sólo un milímetro de ancho.
  • Moldes, muchos moldes, muchísimos: Para cortar la parte superior, los interiores, el forro, marcar las lineas de costura, etc, etc, etc. Obvio cada medida requiere un set de moldes diferente.
  • Una divisora de pieles de alta calidad. Vamos a reducir cada piel a 1,4mm de grosor y las partes que doblaremos para hacer el canto las bajaremos hasta 0,6mm pero tienen que ser 0,6mm uniformes y eso no lo hace cualquier divisora.
  • Las prensas de semivuelto propiamente dichas y que suponen la joya de la corona y que se encargaran de doblar los cantos de la piel y dejarlos perfectos.

En total, la correa de canto semivuelta más simple que Diloy fabrica lleva un total de 52 pasos. ¿De verdad crees que alguien en 18 pasos puede darte la misma calidad que nosotros en 52? Obviamente no.

En este video podréis ver algunas de las máquinas que empleamos. No están todas. Algunas han sido diseñadas y desarrolladas por nosotros mismos. Otras han sido totalmente modificadas para adaptarlas a nuestro flujo de trabajo. También podéis ver algunas de las que empleamos para hacer una correa al corte como la pulidora de bordes o máquina para entintar los cantos.

 

Ahora ya sabes todo lo que hay detrás de una correa. Así ya sólo te falta dar un vistazo a nuestra colección de correas de cuero y vestir tu reloj.

Rediseñado la colección de correas de cuero I

Correa de piel encerada: 77

Hay modelos a los que tengo un cariño especial porque he crecido con ellos. Sin duda, una de estas correas de la colección de piel es la 77. Durante muchos años fue uno de los modelos más vendidos en todos los mercados en los que Diloy estaba presente, pero con el tiempo había quedado obsoleto, así que la hemos sometido a un proceso de rejuvenecimiento que paso a explicaros.

Antiguo modelo de correa de reloj 77

Antiguo modelo 77

Rediseñando el modelo 77: De la piel engrasada a la piel encerada

El primer gran cambio fue la piel. Inicialmente empleábamos un cuero vacuno engrasado de origen italiano. Bueno, bonito y carito. Pero pese al precio, el cliente veía la calidad y pagaba el precio de la correa sin problemas. Pero llegó la crisis y las curtiembres italianas empezaron a hacer de las suyas con los cueros.

Lo que era una piel excelente con la cantidad de aceite justa, se convirtió en una piel carísima como una cantidad de aceite excesiva para tapar los defectos de un cuero del que habían bajado definitivamente la calidad. Al final, al calentar la piel para hacer el proceso de semivuelto, el molde parecía una freidora de la cantidad de aceite que salía de la piel. Por cierto, el aceite y los pegamentos no se llevan bien. Así que antes de tener protestas de los clientes, decidimos cambiar el tipo de piel.

Pasamos por un sin fin de proveedores de pieles engrasadas: españoles, italianos, pakistaníes… los problemas eran siempre los mismos: O exceso o falta de grasa. Así que las correas se rayaban con facilidad, la grasa se filtraba hasta los forros y los manchaba, problemas con los pegamentos, etc. Por suerte, todos estos problemas se manejaron a nivel de producción y no llegaron al mercado.

El siguiente intento fue un cuero vacuno que imitaba el acabado engrasado. No estuvo mal, la calidad del cuero era buena, pero el resultado era una correa que en lugar de engrasada estaba plastificada. Cuando tienes que explicar a los clientes una y otra vez que la correa es de cuero legítimo y no de plástico es que algo está mal. Si parece plástico, da igual de lo que realmente sea la correa. Así que, de nuevo y antes de que nadie se quejara, cambiamos el material.

Al fin encontramos el cuero con el que estoy contento. Tanto que lo estamos incorporado también paso a paso a nuestra colección Vintage. Se trata de un cuero encerado. La cera le da un acabado mate muy de moda en este tipo de correa en lugar del acabado brillante de la piel engrasada inicial. El encerado hace que el cuero se sienta como la piel legítima que realmente es, manteniendo un tacto suave y natural.

Cambiar el molde: De punta cuadrada a punta en pico

El siguiente gran cambio fue actualizar “la carrocería” de la correa. Pasamos de fabricar con el molde clásico de punta cuadrada a emplear nuestro molde de punta en pico. El resultado es un modelo más actual de aspecto mucho más “mediterráneo”. Sé que esto me va a costar explicárselo a nuestros clientes centro europeos donde la punta cuadrada clásica aun gusta mucho, pero confiamos en que acepten el cambio.

Rizando el rizo: Cambio de forro y hebilla

Queríamos que la nueva versión del modelo 77 volviera a ocupar el puesto que le corresponde en el mundo de las correas de reloj, así que le dimos una vuelta más de tuerca y cambiamos el forro para ganar suavidad y cambiamos la hebilla de aluminio dorado original por un nuevo modelo de acero inoxidable mucho más moderno.

Medidas y colores disponibles

¿Cómo íbamos a decir que habíamos cambiado el modelo sin añadir la medida más vendida en los últimos dos años? Ahora está correa también está disponible en medida 22mm.

En cuanto a colores, mantenemos los clásicos: Negro, marrón oscuro y marrón intermedio. No descartamos incluir otro marrón más claro en breve.

El resultado final

Nos complace presentaros el nuevo modelo 77. Una correa clásica con un diseño moderno y actual, con un estándar de calidad muy superior al modelo original que seguro que estará muy pronto presente en todas las relojerías.

Nuevo modelo 77

Nuevo modelo 77

Bonus Track

¿Sabéis que marca está montando correas muy similares a la 77? Echad un vistado a la correa St Mawes de Daniel Wellington. Ojalá sigan vendiendo muchos relojes J Por cierto, la montan en 20mm.

Correa Daniel Wellington

Correa Daniel Wellington

Si quieres ver más modelos de correas de reloj no dejes de visitar nuestra home.

¿Quieres ver como queda esta correa en tu reloj favorito?