Así fue Inhorgenta 2018

Presentamos nuestras correas de reloj y herramientas de joyero en el mercado alemán

Entre el 16 y el 19 de febrero, Munich se convirtió en el lugar de encuentro donde se dieron cita más de 27.000 profesionales de la industria joyera y relojera, procedentes de 70 países. Diloy fue uno de los 1026 expositores que participaron en esta prestigiosa feria alemana. Y uno de los 4 que asistíamos con correas de reloj.

Al contrario que Basel, parece que Inhorgenta goza de buena salud después de atravesar unos años turbulentos. Las cifras así lo demuestran: Un 4% más de expositores que la edición anterior y, tenemos que decir, que los pasillos de la feria estaban realmente animados, aunque como no paramos, no tuvimos tiempo de ir a ver los pabellones de joyería donde, por lo que cuentan, había muchísima gente. De hecho, nos volvemos con la sensación de que Inhorgenta a día de hoy es una feria complementaria a Basel y, tal vez en el futuro, acabe ocupando su lugar en el calendario internacional por muchos motivos: Ni Munich, ni sus infraestructuras son comparables a Basilea, ni los precios “moderados” en todos los sentidos, dentro siempre del contexto alemán, tienen que ver con los abusivos precios que vive Basilea en la semana de la feria. Obviamente no es lo mismo vender correas de reloj que relojes de primeras marcas, pero a nuestro nivel, hemos encontrado muchos clientes internacionales que nos dicen que un año van a Basel y el siguiente a Inhorgenta.

Equipo Diloy en Inhorgenta

En nuestro caso, era la primera vez que exponíamos en Alemania y nos ha sorprendido gratamente a todos los niveles. Empezando por la organización, de la que a priori esperábamos poco dados los inconvenientes con el procedimiento de registro, pero durante la feria no encontramos ningún problema para el desarrollo normal del negocio. Durante el montaje se rompió un foco y en cuestión de minutos lo teníamos cambiado.

En lo que a visitas a nuestro stand se refiere, no podemos quejarnos: Íbamos con la intención de hacer nuevos contactos y nos hemos vuelto con pedidos. Eso sí, por desgracia, parece que los españoles tenemos mala fama cuando vendemos correas de reloj. A algunos clientes les hemos tenido que explicar que no todos somos iguales y que, en España, también hay empresas serias de primer nivel en las que se puede confiar. Vimos mucho miedo a recibir una calidad diferente a la que estábamos enseñando y, nos contaron demasiadas “anécdotas”. Pero, el movimiento se demuestra andando y, sabemos que todos los que hicieron un pedido, quedarán gratamente sorprendidos.

Aprovechamos la feria para presentar nuestras novedades en correas de reloj tanto a viejos conocidos como a nuevos contactos, pero también aprovechamos para presentar nuestra nueva colección de herramientas para joyero.

Si tuviera que quedarme con algo sería con la expresión de los clientes al conocer la colección y ver que Diloy ya ha cumplido su mayoría de edad y es una marca que puede competir a nivel de calidad con cualquier otra en el mercado. El único lastre, cómo decía anteriormente, la mala imagen de país dejada por la informalidad de otros. Por lo demás, es un verdadero gusto cuando a uno le comparan con marcas mucho más grandes y potentes de Austria o Italia. Incluso cuando clientes italianos se van esperando la visita del comercial de su zona.

Si queréis saber más sobre la participación española en esta feria, podéis echar un vistazo a este enlace del grupo Duplex donde veréis que hacen una pequeña reseña sobre nuestras herramientas.

Os dejo un vídeo de cómo quedó el stand. Como veis, está grabado la noche previa a iniciar la feria y aún hay maquinaria en la feria. Pensábamos grabar otro, pero en el día a día fue imposible y, a las 17:00 del lunes, justo con el cierre de la feria, teníamos ya operarios arrancando moqueta. La dichosa puntualidad alemana. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *