Volvemos a la joyería de acero

Diloy vuelve a ser Joyería de Acero

Después de casi 9 años sin lanzar una nueva colección, Diloy vuelve a ser sinónimo de joyería de acero, pero antes dejadme contaros porqué volvemos a la joyería de acero. Hagamos un poquito de historia.

¿Por que lo dejamos?

Diloy fue una de las primeras marcas en introducir una colección de pulseras de acero allá por el 2002. A fin de cuentas no era nada nuevo para nosotros. En aquellos días fabricábamos muchos brazaletes de acero para los relojes “joya” de señora y simplemente fue añadir un par de eslabones más para unir las dos partes del brazalete en lugar de que lo hubiera hecho la caja del reloj. Ese es motivo por el que los primeros fabricantes de joyería de acero fuimos las empresas del mundo de la correa de reloj y de no la joyería propiamente dicha. Fuimos las empresas de correas de reloj los que tuvimos que explicar al joyero que era eso de la “joyería de acero” y a los que soportamos las lapidarias frases como “esto es una joyería, no una ferretería”. Lo que son las cosas… 16 años después, la mayoría de esos joyeros que nos decían que vendiéramos el acero en ferreterías han desaparecido como los dinosaurios que no supieron adaptarse a los cambios.

Como en todas las modas, hubo un gran efecto llamada y empezaron a entrar jugadores de peso importante con marcas conocidísimas en otros sectores de la moda como podían ser Fossil o Tommy, empresas de joyería propiamente dichas que vieron una manera de complementar sus portafolios con el producto que el joyero ya empezaba a demandar y empresas del mundo del reloj con las colecciones de Lotus y Viceroy entre otros. No molestaban. Había mercado para todos y, en cierta medida ayudaban a explicar al gran público que el acero existía a nivel de complemento de moda.

Por desgracia, un fabricante de relojes está preparado para diferenciar entre un acero 316, un 304, o otras aleaciones de peor calidad. Un fabricante de armys metálicos sabe lo que está haciendo porque es su día a día aplicado a un producto muy parecido a su colección de toda la vida. Un fabricante de plata, sabrá de plata, pero no tiene ni idea de cómo fabricar con acero. La tecnología no tiene nada que hacer. ¿Solución? El famoso “tengo un amigo en China que conoce a…” y ahí estuvo el coladero para productos de bajísima calidad que en el mejor de los casos se partían, pero que también se oxidaban, daban alegría, etc.

Llegó la crisis y con ella los primeros descuentos de Lotus de entre el 25% y 35% para intentar rotar stock. Como no funciono porque el mercado había frenado en seco, llegó el 2×1. El resultado fue que relojes que pocos meses atrás estaban en los escaparates en 245€ pasaron a costar menos de 100€. Como seguían sin vender y con un stock de pulseras de acero que no eran lo suyo y les estorbaban, añadieron el “con cada reloj te regalamos una pulsera”. Y detrás fueron el resto de marcas.

¿El resultado? Creo que gran parte de esos relojes siguen en las vitrinas de muchas relojerías de España.

Nosotros, como otras muchas marcas, decidimos que era momento de regresar a las trincheras y dejar descansar la joyería de acero durante unos años.

¿Es el momento de regresar?

Creemos que sí que es el momento de regresar por varios motivos:

  1. Gran parte de los jugadores que entraron en la joyería de acero por moda, ya se han retirado.
  2. Tanto el profesional del sector como el cliente final han aprendido que en este mercado, como en todos, hay muchas calidades y categorías y que no merece la pena vender un producto malo que nos va a dar más problemas que beneficios.
  3. La economía sigue sin dar señales favorables al sector de la joyería tradicional entendiéndola como la joyería realizada en metales preciosos. Parece que los tiempos en los que el consumidor se contentaba con un teléfono Nokia y se compraba una pieza de oro han pasado y no están próximos a regresar. Ahora el consumidor medio prefiere comprarse un móvil (celular) de más de 1000€ y una pieza de “joyería” de 50€.
  4. Nunca hemos dejado de fabricar pulseras para relojes, así que sabemos lo que hacemos. Es nuestra tecnología, es lo que hemos hecho cada día durante estos 8 años largos: Fabricar correas de reloj de acero, de cuero, de silicona, de caucho. Simplemente no vamos a ponerle una caja de reloj y serán de una pieza.
  5. Creemos que podemos aportar colecciones frescas, con márgenes rentables para los intermediarios y con valor añadido para el cliente final, siempre con la misma filosofía: Adaptar nuestra colección de correas de reloj al mundo de la joyería de acero.

Nuestra colección de joyería Mesh

Nadie va a discutir conmigo si os decimos que los relojes más de moda son los que llevan una correa mesh o milanesa. Creo que no queda ni una sola marca que no haya incluido uno o varios modelos con este tipo de correa. Así que hemos pensado ¿Y si sacamos esta moda del reloj propiamente dicho y lo llevamos a la relojería?

El resultado es nuestra colección Mesh by Diloy: Una colección compuesta por correas mesh disponibles en cuatro colores y una colección de más de 100 abalorios o charms diferentes que seas tú quien haga tu pulsera de acuerdo a tu estilo, a tu día, a las circunstancias de tu cliente.

Con nuestro sistema, el cliente puede comprar desde la simple pulsera que viene con dos topes para situar los abalorios hasta una pulsera completamente llena de abalorios. Todo depende de su economía y de su bolsillo. Es más, el cliente puede “coleccionar” los abalorios e ir comprando poco a poco los que más le gusten intercambiándolos según su día o el significado de los mismos.

Por ejemplo, ¿eres de los que adora a su perro y te gusta el color negro?

¿O prefieres el oro rosa?